¿Quién es Ján Havlik?

Ján nació el 12 de febrero de 1928 en Dubovce, pueblo perteneciente a la region de Zahorie en Eslovaquia. Frecuentó la escuela de Holíč y, a partir de 1941, el colegio de Skalica. Fue entonces cuando empezó a pensar en una vocación espiritual y decidió ingresar en la congregación de la Misión de San Vicente de Paúl.

En 1943 ingresó en la Escuela Apostólica (Seminario Menor) de los Misioneros Paúles de Banská Bystrica. A causa de los cambios políticos, no pudo graduarse hasta mayo de 1949. A finales de agosto fue admitido en la Congregación de la Misión iniciando el Seminario Interno. En 1950, el poder político comunista decidió suprimir todos los institutos de vida consagrada. Los misioneros de san Vicente de Paúl, y Ján Havlík con ellos, fueron deportados para trabajar en la construcción de una represa cerca de Púchov. Al cabo de tres meses, Ján fue puesto en libertad. Como la facultad de teología de Bratislava estaba controlada por el régimen comunista, decidió estudiar la teología en la clandestinidad y continuar su formación como seminarista con los misioneros vicentinos, al mismo tiempo que trabajaba en Nitra.

El 29 de octubre de 1951 fue detenido por la policía secreta junto con otros seminaristas. Pasó 15 meses en prisión preventiva, donde sufrió frecuentes torturas para que "confesara" actividades contra el Estado y la nación. En febrero de 1953, el tribunal lo condenó a 14 años de prisión por traición. Después de haber apelado la sentencia, la pena se redujo a 10 años. A pesar de todo, mantuvo la calma, la entrega y el amor heroico hacia sus enemigos. Con el lenguaje utilizado para referirse a los presos políticos, se convirtió en un hombre destinado a la liquidación. Trabajó primero en las minas de uranio de Jáchymov y poco después en Bytýz, cerca de Pribram. A partir de 1958 estuvo encarcelado en Praga Ruzyne, donde fue torturado "con guantes blancos" (tortura psicológica). Nuevamente fue condenado con una pena de un año por otro tribunal, acusado de actividad misionera entre los prisioneros.

En 1960, debido a su estado de salud, tuvo que ser trasladado al hospital penitenciario de Ilava en Eslovaquia. El 29 de octubre de 1962 fue puesto en libertad tras cumplir toda la condena de 11 años. Vivió los últimos tres años de su vida con una salud gravemente deteriorada por las consecuencias de la tiranía física y síquica sufrida. El día de Navidad de 1965, lo enviaron desde el hospital a casa para que pasara las vacaciones con sus padres. La mañana del 27 de diciembre de 1965, fiesta de San Juan, acudió al médico. Su madre le pidió que llevara de camino la radio a reparar. Ján caminaba con dificultad por las calles de Skalica. Se detuvo junto a una especie de cubo de basura que casualmente pertenecía a un médico local, cuya esposa era enfermera y cuidaba de Ján en el hospital. El doctor salió por casualidad a sacar la basura. Al verlo, se dirigió a Ján, sin obtener respuesta. Trasladado a la casa, con la ayuda de alguien que pasaba por la calle, la esposa del médico reconoció a Ján. Pero no respondió, estaba muerto. En medio de la ciudad, abandonado de todos, había muerto exhausto. Dios había sido su único testigo.

Prejsť na začiatok
Verified by MonsterInsights